Una línea térmica

Las dobladoras de una línea térmica se aplican para todo tipo de materiales termoplásticos con grosores desde 0,4 mm a 6 mm. El hilo térmico proporciona plegados con la más alta calidad, y su vida hábil es de las más largas del mercado. Una completa regulación de la temperatura, tiempo de calentamiento y altura del hilo, aseguran unos parámetros perfectos para eliminar el daño al material doblado (cambio de color, grietas, o rotura y defectos en las zonas impresas del material).